Historia del templo Rinnō-ji

Templo Rinnoji

El templo Rinnoji fue fundado en el año 766 d. C. por el monje budista y santo Shodo (735–817). Shodo había decidido fundar un centro religioso en Nikko y, después de estudiar el budismo de Nara, tuvo que atravesar grandes dificultades hasta llegar finalmente a Nikko. A lo largo de los siglos, el templo se desarrolló desde sus modestos orígenes como una simple cabaña con techo de paja hasta convertirse en un enorme complejo de hermosos pabellones y santuarios. Recibió el patrocinio del sogunato Tokugawa, que gobernó Japón desde 1603 hasta 1867. Hoy es una de las instituciones religiosas más grandes e importantes del país. Incluye el mausoleo Taiyuin, tesoro nacional, así como otros treinta y ocho bienes culturales de importancia.

 

De simple cabaña a pabellones majestuosos

Aunque el primer edificio que Shodo y sus seguidores construyeron en el año 766 d. C era poco más que una simple choza con techo de paja, la comunidad trabajó con ahínco para convertir esta zona aislada en un próspero complejo templario. Un siglo después de su fundación, el Rinnoji ya había crecido hasta tal punto que incluso los hombres santos más poderosos de Kioto —entonces capital cultural y política de Japón— comenzaron a visitarlo, lo que contribuyó aún más a su desarrollo. Gracias a la devoción de aquellos primeros creyentes, el templo se estableció rápidamente como una de las instituciones religiosas más importantes del país y continúa desarrollándose hasta el día de hoy.

 

Dos santuarios y un templo

Hoy en día, Nikko alberga el templo budista Rinnoji y dos santuarios sintoístas, el Nikko Futarasan y el Nikko Toshogu. En un pasado no muy lejano, los tres estaban unidos bajo una única estructura de liderazgo conocida colectivamente como Nikko-zan. Nikko-zan combinaba el budismo y el sintoísmo, una fusión exclusivamente japonesa de las dos tradiciones llamada shinbutsu shugo. Después del fin del gobierno samurái en 1867, el nuevo Gobierno decidió crear una clara distinción entre las dos religiones en 1871. Emitieron la Orden de Separación del Sintoísmo y el Budismo, que exigía que todas las instituciones religiosas del país se afiliaran al sintoísmo o al budismo. Nikko-zan, con su historia de más de un milenio de fusión entre los dos sistemas de creencias, no podía elegir tan fácilmente uno u otro, por lo que optó por separarse en tres partes y creó el sistema actual de dos santuarios y un templo.

 

Donde las montañas son budas

Los siglos de sincretismo entre sintoísmo y budismo en Nikko crearon un conjunto especial de creencias. Como el sintoísmo es una religión basada en la veneración de los espíritus naturales que se manifiestan físicamente en el entorno, las tres grandes montañas de la zona —el monte Nantai, el monte Nyoho y el monte Taro— se consideran deidades. Las tres principales deidades budistas del templo Rinnoji —Senju Kannon, Amida Nyorai y Bato Kannon— también se consideran encarnaciones de esas montañas y viceversa.

 

Mecenazgo político

A principios del siglo XVII, el complejo templario de Nikko-zan quedó bajo el patrocinio del gobierno del sogunato Tokugawa, período durante el cual se construyeron las estructuras más icónicas del templo. En 1613, Tokugawa Ieyasu (1543–1616), el primer sogún Tokugawa, instaló a su consejero religioso de confianza, el sumo sacerdote Tenkai (1536–1643), como sacerdote principal de Nikko-zan y le ordenó restaurar el templo. La labor más destacable de Tenkai fue supervisar la construcción del santuario Toshogu y la consagración del espíritu de Ieyasu allí como la deidad protectora del este de Japón. Más tarde, el nieto de Ieyasu, Iemitsu (1604–1651), continuó brindando el apoyo de los Tokugawa a Nikko-zan y trabajando para hacer del templo uno de los más majestuosos del país. Su impresionante mausoleo, el Taiyuin, fue construido en Nikko de acuerdo con su testamento. Gracias a los esfuerzos de estos tres líderes —Ieyasu, Tenkai e Iemitsu—, Nikko-zan se convirtió en el espléndido complejo que vemos hoy.

 

Liderazgo imperial

En los primeros tiempos del gobierno de los Tokugawa, Ieyasu trabajó para desarrollar una relación cercana con la familia imperial para asegurar la legitimidad de su gobierno sobre el país. A mediados del siglo XVII, esto permitió que Nikko-zan fuera designado como monzeki jiin, un templo encabezado por un príncipe de la familia imperial que había hecho votos budistas. El príncipe que dirigía el templo se llamaba “príncipe Rinnoji” y era también el jefe del templo Kan’eiji de Tokio y del templo Enryakuji de cerca de Kioto, ambos templos muy importantes de la secta budista Tendai.. Durante el sogunato Tokugawa, los miembros de la familia imperial disfrutaron de una considerable discreción política y religiosa, y se formó una sólida relación entre el sogunato Tokugawa y la familia imperial que duró más de dos siglos..

 

Nikko-zan Rinnoji

© Nikko-zan RINNO-JI Temple

TOP